top of page
  • Foto del escritorEightvolution

Cómo lograr una correcta planificación entre la vida personal y laboral en teletrabajo


La llegada de la pandemia del Covid-19 trajo consigo muchos cambios en el día a día de las personas, siendo el teletrabajo una de las más importantes y con un mayor impacto en la vida de millones de chilenos. Si bien esta modalidad remota suena como una muy buena oportunidad para trabajadores y empresas, ya que otorga la posibilidad de tener una gran cantidad de tiempo a disposición y ahorro de recursos físicos, lo cierto es que puede traer grandes consecuencias en la salud y calidad de vida de quienes no logren realizar una correcta planificación.


En este contexto, resulta entonces un gran desafío para muchas personas lograr compatibilizar la vida familiar con la laboral estando en casa, sobre todo si hay niños en el hogar, para no terminar estresados y con otras consecuencias ante la exigencia de mantener la productividad. Es así que es importante tener en cuenta las mejores recomendaciones de expertos en recursos humanos para establecer una estructura que le permita gestionar su tiempo cuando trabaja de manera remota y no fallar en el intento.


Según la Organización Mundial de la Salud, para lograr una correcta planificación es clave estructurar el día, ya que a los seres humanos les genera mucha ansiedad estar frente a situaciones desconocidas como la pandemia y tener toda esta vinculación de vida familiar y laboral en un mismo escenario. Entonces, se debe estructurar el día con horas de trabajo y momentos de descanso, de jugar con los hijos, hacer tareas o momentos para tener vida social por videollamada o teléfono, etc. Eso es lo primero, y lo segundo es generar un espacio de trabajo óptimo para el teletrabajo, que no sea la misma habitación o trabajar en la cama, ya que se debe generar una especie de distancia psicológica entre el lugar en el que se descansa y en el que se trabaja.


Mantener esa distancia psicológica entre la vida laboral y personal permite desconectarse y descansar, lo que finalmente ayuda a planificar mejor. Del mismo modo, también es bueno tener planificadas las pausas, el horario de almuerzo, realizar movimientos físicos y no estar todo el tiempo conectado. Esas son herramientas que están al alcance de todos y tienen mucho que ver con el autocuidado, hay que detenerse y hacer respiraciones, yoga, bailar o cualquier tipo de actividad, lo que ayuda también a estar tranquilos y poder mantener una buena organización del trabajo.


Los beneficios de lograr este equilibrio es que se podrán mantener protegidos el ambiente familiar, el ambiente laboral, y eso va a cuidar la salud mental. Además, todo esto es fundamental para prevenir cuadros de estrés y para prevenir que, por ejemplo, una fatiga se convierta en una fatiga crónica o se convierta en un estado de estrés permanente. Por eso es primordial cuidar el descanso y esos espacios de recuperación física y mental.


Al mismo tiempo, no encontrar este equilibrio puede aumentar el estrés y terminar siendo perjudicial para la salud y calidad de vida, ya que si no se cuidan los descansos se estará más lento, más cansado, desconcentrado y hasta se puede llegar a enfermar de patologías graves de salud mental. Entonces, si no se logra distribuir, poner límites al teletrabajo, a las relaciones laborales que pueden ser agobiantes, a los límites, al distanciamiento, puede ser muy dañino para la salud física, salud mental y para las relaciones con el entorno familiar.

Comments


bottom of page